lunes, 4 de enero de 2016

RESEÑA "LA ÚLTIMA RONDA" DE ANTONIO SÁNCHEZ VÁZQUEZ


Sinopsis "la última ronda"

“El turno de noche es el más sencillo. Con el centro comercial vacío, la misión del vigilante de seguridad consiste en echar un vistazo a las cámaras de vez en cuando y hacer una ronda cada dos horas. A Curro le parece un trabajo sencillo, aunque se siente nervioso porque es la primera vez que trabaja como guardia jurado y quiere hacerlo bien. Su estado de nerviosismo crecerá en cuanto su jefe se marche y le deje a solas en el edificio. Pero en realidad no está solo, algo se esconde entre la oscuridad de los pasillos y los laberintos de estanterías. Lo que en un principio se le antoja un intruso de carne y hueso, se manifiesta poco a poco como una presencia hostil que le hace ver que el intruso es él. Curro comprende que los sucesos acontecidos en aquel lugar, hace una década, no fueron fortuitos, y que su llegada ha marcado el inicio de un nuevo ciclo: el espíritu que habita en el centro comercial ha regresado, y quizás todo el valor y el ingenio de Curro no sean suficientes para salir de allí con vida”.



La Última Ronda es la cuarta novela de Antonio Sánchez Vázquez, después de “Los Distintos” (2011), “Zona Catastrófica” (2013) y de la novela corta ilustrada “¿Hay alguien ahí?”

Pocas veces una se encuentra con un libro corto capaz de narrar todo lo que se necesita para hacer una novela de terror perfecta.
Hacía tiempo quería leer a Antonio pero nunca me había decidido, tanto por tiempo como por trabajo atrasado en otros temas, pero fue “La última ronda” la que por fin cayó en mis manos para mi gusto y deleite.
Antonio, nos presenta al protagonista con un prólogo que nos pone en antecedentes de Curro que comienza a trabajar de guarda de seguridad en unos grandes almacenes, en los cuales unos sucesos pasados años atrás dejan “contaminado” el lugar. Nuestro protagonista es un reflejo de muchos jóvenes de hoy en día, e incluso muchas de las personas que lean este libro, es bien seguro se sentirán identificadas. Tras una ronda con su superior no tardará en sentir todo aquello para lo que muchos ni queremos ni estamos preparados.
Podemos decir que cada capítulo es una ronda en la que cada vez Antonio y Curro nos atrapan para seguir a la ronda siguiente sin despegar los ojos de la lectura.
No es ninguna historia nueva pero eso queda de lado cuando nos damos cuenta de lo que Antonio hace con nosotros: juega a ponernos los pelos de punta a cada página con el gustazo de estar tan aterrados como Curro y proseguir con él hasta llegar a la última ronda.
Antonio consigue, con un narración simple pero de calidad, que deseemos muchas más páginas de las que se confieren en ésta historia haciendo que el ritmo no decaiga ni tampoco la acción interna de la misma.
Aunque no tenemos mucho tiempo para conocer al resto de personajes, Antonio logra en pocas palabras asegurarse de que quede claro como es cada uno de los integrantes “secundarios”.
He de decir que hay escenas que me han hecho parar unos segundos de la congoja que me había entrado y eso para mí es lo mejor de todo. Acostumbrada a leer terror desde hace muchos años, llevaba tiempo queriendo encontrar un libro que de verdad me diese miedo y este lo ha conseguido. Es difícil hoy en día encontrar libros de terror que sean necesariamente de terror puro y duro; y es que en este país, es muy complicado leer buenos libros de ésta temática con autores de corto recorrido.
“La última ronda” es todo aquello que creemos que está ahí pero que no nos lo creemos hasta que no lo vemos y todo lo que conlleva experimentar el terror en forma de fenómeno paranormal; si encima lo vivimos en unos grandes almacenes con los que poder “usar” cada planta y su “temática” para acecharnos, entonces tenemos la mezcla perfecta.
Una novela, como ya dijo Antonio, de supervivencia, ya que nuestro protagonista se las verá y se las deseará para sobrevivir a una noche de horror en un escenario de miedo contínuo. Nosotros le acompañaremos en cada paso que de, sufriremos y viviremos al igual que el y eso, amigos, no se olvida; al igual que ocurre con todos esos buenos libros que ocupan un rincón en nuestra biblioteca interior.
Solo me queda decir que... no, mejor la leéis y abrazad de mientras a vuestro peluche favorito.
Para comprar "La última ronda" AQUÍ
Para contactar con Antonio visita su blog AQUÍ




SOBRE EL AUTOR

Antonio Sánchez Vázquez nace en Gerona, en 1978. A los cuatro años su familia se muda a San Jerónimo, Sevilla, un barrio del extrarradio de la capital. Poco después de cumplir once años, su familia vuelve a mudarse; esta vez a Cantillana, un pueblo sevillano rural y tranquilo, salvo en verano, donde las fiestas locales se alargan durante casi todo el periodo estival y de visita obligatoria para todos los amantes de la imaginería tradicional andaluza.
Al terminar la enseñanza secundaria obligatoria, Antonio finaliza el bachillerato artístico en Sevilla, en el instituto Ramón Carande, situado en el conocido barrio de la Oliva. Allí afianza su pasión por todo lo artístico y durante ese periodo es donde descarta estudiar bellas artes, decantándose finalmente por la interpretación.
El primer intento de ingresar en la Escuela Superior de Arte Dramático sevillana, en 1997, acaba al no superar la prueba práctica de los exámenes de acceso. Con vistas de volver a intentarlo en años posteriores, Antonio entra en la escuela Viento Sur Teatro, la escuela de interpretación privada más conocida de Sevilla, ubicada en el popular barrio de Triana. Es a partir de ese momento en el que comienza su carrera interpretativa que compagina con sus estudios en Viento Sur. Son buenos momentos, productivos en los que a representaciones, actos y eventos se refiere y en los que llega a compartir escenario con algunas figuras del momento como Leo Bassi. El momento más dulce de esa etapa coincide con la gira de El enfermo imaginario de Moliere, con Antonio como cabeza de cartel, que le lleva a pisar los escenarios franceses; y con el estreno de El banco de mi parque obra de teatro gestual co-dirigida, escrita y producida por él mismo, junto con otros dos grandes nombres de la escena sevillana como son David Rubio y Nestor Barea. 
La última representación del espectáculo se convierte en la más memorable, con un lleno absoluto y más de quince minutos de aplausos al finalizar la obra.
Mientras tanto, Antonio vuelve a presentarse por segunda vez a las pruebas de acceso de la Escuela de Arte Dramático y consigue superarlas. Entre todas, destaca en la asignatura de dramaturgia, mostrando sus buenas dotes para el análisis de textos dramáticos y literarios.
En el año 2001, por motivos personales, deja la interpretación y vuelve a su ciudad natal, donde inicia su producción literaria. Apasionado de los cómics, las obras de ciencia ficción y el género de terror escribe y publica en 2011 Los Distintos, la primera novela de su repertorio, fusión de sus tres referentes favoritos.
Su segunda novela, Zona Catastrófica, ve la luz en 2013, convirtiéndose en un éxito de ventas, crítica y público.
A lo largo de 2014 ha publicado relatos en las antologías Family Nightmares, Santa Wiik, Hell or win, XYY Cromosoma asesino, a las que se sumarán al menos seis antologías más entre 2015 y 2016.
En mayo de 2015 sale a la venta su nueva novela, ¿Hay alguien ahí?, en la que trata el tema de la Güija.



Reseña por: Lorena Raven

No hay comentarios:

Publicar un comentario