miércoles, 19 de febrero de 2020

CUANDO SE NOS ATRAGANTA EL GUIÓN


Un artículo de Lorena Gil Rey



Mientras escribo este artículo me acuerdo de Lexa. De todo el ruido que hicimos con ella por su muerte, con el engaño que supuso el habernos mantenido como audiencia fiel para darnos una estocada que no fuimos capaces de ver por ningún lado hasta que ya fue demasiado tarde. Y me acuerdo de ella porque sigue siendo la base fundamental de esto que estoy escribiendo.

Hace meses que no visito el blog para dejar nada, creo que lo necesitaba hacer dadas las circunstancias. Este lugar no es solo para dar visibilidad a la literatura, también lo es como ventana a poder expresar lo que sea necesario en cada momento y así lo estoy haciendo.
No es necesario enrollarme mucho más con el inicio, pero veía necesario poneros en contexto.
El título casi lo dice todo.

Voy a hablar primero como espectadora, después como escritora.
He decir, como seguidora de series que tienen personajes LGBTQ y mujer lesbiana que soy, y que está fuera del armario empotrado desde hace más de dieciséis años, que me siento harta e indignada con cómo se tratan las tramas de lesbianas en las series españolas (no voy a hablar del resto del mundo porque saldría un artículo demasiado extenso y no creo que sea necesario). Os voy a poner en la situación de dos series, una es Acacias38 y la otra Amar es para siempre; hablemos de esta segunda en primer lugar; pido disculpas si se me pasa algo, pero no es una trama que haya seguido con constancia así que puede que muchos detalles se me escapen, pero la base es la que es. En Amar (lo llamaré así a partir de ahora), ambientada en 1977, nos presentaron a Luisita y Amelia, dos mujeres que se enamoran, con sus idas y venidas, que si te como, que si no te como, que si me quiero frotar la cara contigo, que si he perdido la llave del armario…, pero oye, que ahí estuvieron, enamoradas hasta las trancas, defendiendo sus sentimientos y peleando por encima de todo, hasta que la relación se fue a la mierda, porque sí, porque siempre es necesario en las tramas de lesbianas que ninguna relación salga medio decente ¿para qué? Quisiera poder entenderlo, pero no puedo. La cosa es que hemos tenido que leer que es que Luisita se “SENTÍA” homosexual, vamos que hoy me siento lesbiana, mañana gorrión y pasado un árbol… ¿Hasta qué punto afecta esto? Hasta el punto de que meten a un hombre por el medio y ahora de repente Luisita explora su bisexualidad cuando SIEMPRE dijo que ella jamás había sentido nada por los hombres; así, como quien no quiere la cosa de pronto buscan una excusa para dar una representación que ni es real, ni lógica, pero sí innecesaria. Se ha conseguido, con esta serie, cuando ambas mujeres se separan, que se haga un spinoff, y ahí está en A3player series, eso sí, pagando. Es decir, han hecho una serie de ellas dos, ambientada en el ahora, pero no se emite en abierto, debes pagar para ver como dos mujeres pueden amarse sin necesidad de echar manos de clichés, ellas simple y llanamente. Y ahora, con el estreno de su propia serie, a su vez, sigue Amar, que mientras Amelia está en París, Luisita quiere explorar con el hombre que le han puesto, explorar como quien explora una cueva prehistórica, porque eso significa la trama que nos están metiendo, PREHISTORIA. Es decir, parece ser que el lesbianismo queda cancelado de pronto cuando a un guionista le da por crear drama y qué mejor forma que metiendo un hombre de por medio, para cuestionar hasta si la prota se llama Luisita, que es que solo falta eso; es decir, tengo que entender que yo, como lesbiana, tengo la necesidad intrínseca de estar con un tío porque sí, porque soy mujer y me tengo que reproducir. Me vais a perdonar, pero yo lo único que quiero reproducir son las listas que me he creado en el Spotify. Por otro lado, es que, además, nos tomáis por idiotas y queréis hacer creer al mundo que, aún sabiendo que nuestros gustos hacia el mismo sexo son 100% reales y seguros, se van de un día para otro porque entra un hombre en escena. Mira de verdad, es que estoy como los bancos, que no doy crédito.



Bueno, ahora hablemos de Acacias38 o Acacias. Basada en 1914, nos presentan a Camino y a Maite. Dos mujeres dispuestas a luchar por su amor, a escondidas, como dos criminales, pero luchando ante viento y marea con todo el drama y la trama que eso pueda acarrear. Y nosotras que parece que no aprendemos nos enganchamos como una gata en celo a unas cortinas. Camino, más joven que Maite, se enamora de su profesora de pintura, porque sí, porque ha descubierto que ama a las mujeres, que eso es lo que ella llevaba escondido dentro, que eso era lo que le faltaba y que ahora siente que el amor por Maite es lo que le da sentido a su vida. Y Maite, que ya perdió a un amor porque estaba casada y se suicidó, pues renquea un poco al principio porque no quiere volver a sufrir, pero al final cae, porque el amor es lo que tiene, que nos hace débiles pero también fuertes, es lo que nos guía, lo que nos hace levantarnos, ya sea amor de pareja, de familia o de amistad, pero en este caso hablamos amar de mujer a mujer. Ya sabéis 1914, la sociedad (bueno, hoy en día tenemos señoros y señoras sentaditos en el congreso haciendo muestra inequívoca de que parece que para algunas cosas seguimos en 1914 y contando hacia atrás), la pelea entre lo que quiero y debo. Y es en ese instante entre el “tenemos que estar escondidas”, “obedece a tu madre y conoce pretendientes para disimular”, cuando te meten de nuevo al hombre en medio, un hombre que se presenta como incansable y acosador, que por activa y pasiva va una y otra vez, con sus ramos de rosas y su anillo de pedida, hasta que al final pase lo que tenga que pasar. Está bien, diréis, es 1914 y era lo que había. Pues no, señoras y señores, de toda vida de Dios ha habido solteronas, mujeres que vivían con otras mujeres y disimulaban muy bien su relación como si fuesen amigas. El hecho es que nos tienen que meter con calzador de nuevo un hombre en una relación lésbica y es que los guiones además no se quedan cortos, haciéndonos entender que es una etapa, que está confundida, o que tiene un trauma. Y mientras Camino lucha por su amada, que ahora está en la cárcel porque la han denunciado por viciosa, nosotras, las espectadoras, no damos crédito al lío que nos están metiendo otra vez. Y ni qué decir tiene cuando nos están mostrando, en esta serie, que si un hombre nos insiste día sí y día también, para que estemos con él, se nos pasa el lesbianismo y volvemos a la “senda correcta”.

Y ahora es cuando cierro el artículo hablando como escritora.






Si yo, como escritora, o guionista, quiero crear una historia coherente debo seguir las pautas que he ido escribiendo y hacer que todo tenga una lógica certera para dar una trama con sus más y sus menos, pero con coherencia. Y esto no lo está habiendo en ninguna de las dos series. Es del todo innecesario meter siempre a un hombre en medio, innecesario y a mi me duele como espectadora y escritora, porque veo siempre la misma trama, las mismas consecuencias, las mismas historias y el mismo daño. Creo que hay que limpiar un poco de alcanfor los despachos de quienes pagan estas series y las manos de los guionistas, eso o necesitan vacaciones, vivir y ver mundo. A los escritores siempre nos dicen “para escribir bien y ser realista primero debes vivir, observar…” Pues parece que estos no lo han entendido, pero es bien sencillo, otra cosa es que no quieran hacerlo, o no les dejen hacerlo. A saber. La única lógica que me casa en todo esto es que es más fácil tirar de tópicos que enseñar la realidad de lo que es amar a otra persona de tu mismo sexo, sea 2020, 1977 o 1914, me importa un comino, sinceramente. Y como escritores podemos dar dramas de los que se te caen lágrimas del tamaño del granizo en Australia, pero con coherencia, por favor.
Estas series no solo las ven personas adultas, también hay adolescentes que están pasando momentos muy duros por el miedo a ser como son por ser homosexuales y que, en muchos países, todavía, es símbolo de enfermedad y no solo puedes ir a la cárcel, es que hasta te lapidan. Esto hay que tenerlo muy claro, dar representación a ciertos colectivos tiene que estar muy bien hilado y tratado, no solo filtrado para generar audiencia, no es necesario, de verdad, usar siempre lo mismo para provocar, al final, el desconcierto en muchas personas, porque dan una de cal y otra de arena y yo con eso al final me hago un ladrillo y se lo tiro a alguien, en serio.
Mi sobrino tenía catorce años cuando ocurrió lo de Lexa, ahora tiene dieciocho, y alguna vez me ha preguntado si yo no estaría con algún chico por lo que ve en la tele; así que os doy las “gracias” por tenerle que explicar, de nuevo, que cuando uno ama, ama de verdad, con el corazón, que las dudas surgen al principio cuando estás confundida, cuando ni siquiera sabes lo que te ocurre porque piensas que algo dentro de ti está mal, pero que cuando lo entiendes no hay  nada ni nadie que pueda pararlo, y así debería estar reflejado en este tipo de series.
Ojalá y llegue el día en que ni yo, ni nadie, debamos explicar cómo es ser lesbiana o qué se siente al amar a otra persona del mismo sexo, sin necesidad de poner en duda lo que somos metiendo a un hombre por el medio, o el vicio, o que es una etapa, o que nos sentimos homosexuales, o tenemos un trauma con nuestro padre.
Somos personas que amamos y a las que nos aman; eso es lo único que debería importar y dar sentido a las historias, reales y ficticias.
Y lo necesitamos, hoy en día, mucho. De verdad deseo que llegue el momento en el que no haga falta, pero por favor, mientras tanto háganlo bien.




sábado, 21 de diciembre de 2019

Reportaje: PRESENTACIÓN DE HISTORIAS DE FANTASMAS DE JAPÓN

Si exista una cultura apasionante como ninguna otra y que sea milenaria, esa es sin duda la cultura nipona. Muchos conoceréis Japón porque quizás habéis estado de viaje y habéis tenido el placer de recorrer sus calles y visitar sus lugares más emblemáticos, otros solo lo conocemos por fotografías y videos, y soñamos con visitarlo algún día. Japón es una nación compuesta por más de 6000 islas, donde Tokio es la capital del país y la ciudad más grande con más de treinta millones de habitantes. Por otra parte, Japón es un país donde existe mucha variedad cultural en creencias religiosas, donde sobre todo predomina el sintoísmo, que abarca un gran número de entidades o deidades a las que veneran formadas por espíritus. Gracias a eso, para los japoneses la mitología es una parte importante de sus vidas y ha dado a pie a la creación de mitos e historias, que han derivado en que aparecieran cientos de seres que forman parte de esta hermosa cultura.
En esta ocasión vamos a hablaros de ¨Historias de Fantasmas de Japón¨ escrito por Lafcadio Hearn e ilustrado por Benjamin Lacombe. Para quien no los conozcáis, Lafcadio Hearn nació en Grecia en el año 1850 y falleció en 1904 en Tokio. Es considerado como el primer gran japonólogo de la literatura occidental, por sus relatos de fantasmas y sus libros de divulgación. Gracias a su esposa de origen japonés conoció los cuentos tradicionales sobre espectros y apariciones, que se encargó de convertir en nuevos relatos tras someterlos a un complejo y cuidado proceso de reescritura y reelaboración. En este libro se recogen once de estos magníficos relatos todos ilustrados por el afamado Benjamin Lacombe, quien goza de un prestigio internacional al ilustrar un gran número de libros con unos dibujos impecables y un particular estilo personal.

El grupo Editorial Edelvives tiene más de 125 años de antigüedad, que comenzó como una pequeña editorial fundada en Cataluña a finales del siglo XIX. Con el paso del tiempo fue creciendo y ahora llega a lugrares del otro lado del océano: como México o Argentina.

Esta editorial recoge la gran mayoria de trabajos que ha realizado Benjamin Lacombe para el mercado español, entre sus obras mas destacas tenemos: El mago de Oz (Cuentos Clásicos  Ilustrados), Madame Butterfly, Alicia en el País de las Maravillas (Libro ilustrado), Carmen, los dos volumenes de Cuentos Macabros, y por supuesto, este ultimo trabajo Historias de Fantasmas de Japón.


El ilustrador Benjamín Lacombe recoge en este libro once maravillosas y terroríficas historias escritas por Lafcadio Hearn (1850–1904), las cual ilustra con toda su maestría y nos ofrece un hermoso libro tan lleno de vida como de misterio, que hablas de esos espíritus (denominados “Yokais”) tan desconocidos para nosotros, pero que en Japón son de suma importancia y algunos incluso venerados.

Como curiosidad, el yokai favorito del propio Benjamín Lacombe es el Karakasa, un yokai con forma de paraguas con un ojo y que su mango es en realidad una sola pierna y que va saltando, en algunas ocasiones también se le representa con una larga lengua.
La presentación:
Los que asistimos pudimos disfrutar con la magistral clase que nos ofreció Benjamín Lacombe, sobre Japón y los yokais, hablándonos también del proceso creativo que tuvo que experimentar para hacer este libro y explicándonos como dibujo algunas de las complejísimas ilustraciones del mismo. Cabe destacar, que gran parte del mérito de que todo saliera de maravilla fue de su traductora, ya que Benjamín hablaba en su lengua natal, y esta nos traducía al público cada palabra que él decía en francés. Aunque, también hay que reconocer que el ilustrador pronunció alguna frase en castellano.
Momentos previos al inicio de la Presentación

Acompañados de un reproductor de diapositivas, Benjamín nos fue narrando todo el proceso creativo de su obra y posteriormente habló también del apartado promocional. Al finalizar la misma, nos adelantó cuáles serán sus próximos trabajos, y entre los proyectos que mencionó, destaco la posibilidad de realizar un segundo volumen de Historias de Fantasmas de Japón.
Una de las ilustraciones que contiene el libro, realizada por Benjamín Lacombe
Karakasa, un yokai que tiene forma de un paraguas transformado
Algunos de los diseños que realizó Benjamín Lacombe para este libro
Aquí os dejo el trailer que el grupo Edelvives preparó para presentar el libro. Un trailer espectacular, que refleja el maravilloso trabajo de Benjamín Lacombe y de la propia editorial, que ha creado un libro de una calidad excelente.

Historias de Fantasmas de Japón. Benjamín Lacombe

Tras la presentación, Benjamín Lacombe tuvo la amabilidad de firmar ejemplares aquellos asistentes que acudieron a la presentación con alguno de sus libros. A pesar de su prestigio y fama, es una persona muy cercana y que no tuvo inconveniente en fotografiarse con aquellos que se lo pidieron.
Un servidor posando junto con Benjamin Lacombe
Uno de los carteles que sirven para promocionar el libro de Historias de Fantasmas de Japón
La dedicatoria que me dedicó Benjamín Lacombe en mi ejemplar de Historias de Fantasmas de Japón
Y para terminar con este reportaje, solo queda despedirme de todos vosotros.

¡MATA NE!
またね


Fotos y Videos: Edelvives y Jesús Mesado
Articulo de Jesús Mesado